Browse By

Fallece el Libro de Visitas a los 110 años

A principios del siglo XX, una de las consecuencias que derivaron de la creación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social fue la obligación para las empresas de disponer, actualizar y guardar lo que hasta hoy hemos conocido como el Libro de Visitas.

Un libro que ya ha muerto…

inspeccion_img

El Libro de Visitas, que tenía como objeto recoger las diligencias que encontraban los inspectores de trabajo durante su visita, podía adquirirse en cualquier papelería. Eso sí, debía llevarse previamente a la Dirección Provincial de Trabajo para que fuera autorizado y se sellaran todas y cada una de sus hojas. Pero las empresas, a partir del 13 de septiembre de 2016, no tienen obligación alguna de tenerlo en papel ni en formato electrónico.

Del papel al formato electrónico

Tal y como ocurre en todos los ámbitos, las Tecnologías de la Información y Comunicación (las TIC) traen consigo posibilidades que pueden aprovecharse para lograr cambios importantes a nivel de gestión. Cambios que pueden dar lugar a la reducción de cargas administrativas y, por tanto, de burocracia. Y esto es precisamente lo que ocurrió a finales de 2008 cuando apareció la Resolución que regulaba el empleo de medios electrónicos, informáticos y telemáticos en el ámbito de la solicitud, administración y utilización del Libro de Visitas. Nacía así la posibilidad de disponer del libro tanto en formato papel como en formato electrónico.

Desaparición del papel

En un intento por impulsar la filosofía emprendedora, agilizando los trámites de constitución y facilitando cualquier proceso de puesta en marcha de una idea de negocio, la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, introdujo un cambio clave para los emprendedores y las Pymes al sustituir el libro en papel por el electrónico. Sin embargo, no se aprobó ninguna Orden Ministerial que lo regulara. Y no fue hasta el año 2015, con la Ley 23/2015, de 21 de julio, Ley Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, cuando realmente se produce la desaparición de estos libros físicos.

¿Y ahora qué?

El 12 de septiembre de 2016 se aprueba la Orden ESS/452/2016, de 10 de junio, por la que se regula el modelo de diligencia de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Una orden que elimina de forma definitiva el Libro de Visitas de la Inspección tanto en formato físico como en formato electrónico.

Este gran cambio supone que sean los Inspectores de Trabajo y Seguridad Social y los Subinspectores Laborales en su caso, quienes extiendan diligencia por cada visita o comprobación que realicen en el centro de trabajo siguiendo un modelo oficial.

Así, una copia de la diligencia se entregará a la empresa, quien tiene obligación de conservarla a disposición de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social durante el plazo de 5 años desde la fecha de expedición.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *